22.5.11

No somos trastos

Cuando todo parecía tan oscuro, de pronto, sin pedir permiso, se rompe la tiniebla con una pequeña rajita de luz. Es pequeña y ténue, pero puede iluminar todo a su ardedor. En el desván de los noventa trastos una pequeña caja de madera sin pulir está iluminando cajas de ropa vieja, cuadros antiguos de cacerías y percheros pasados de moda. Sigue siendo un trasto, pero con esa luz, ha conseguido que ochenta y nueve trastos la miren. La pequeña caja se está abriendo poco a poco y el antiguo ventilador de techo que la mira desde arriba dice que la luz tiene forma de sonrisa.


Ninguno de los demás trastos ve nada, ni a nadie, es un objeto como todos los demás y se está abriendo solo. Es desconcertante. El viejo fregadero metálico le dice a la colección de tazos pokémon que no es posible, que tiene que haber alguien detrás de eso. Andan tramando algo, dice. Pero allí no hay más trasto que la caja, la única protagonista. El antiguo flexo de estudio está entusiasmado, es algo sin comparación, tenemos que ponerle nombre, tenemos que organizarnos y hacer lo mismo todos. Pero la luz que nace de la caja parece sorda a los demás y simplemente se dedica a crecer, sin nadie que la guíe, sin motivo y sin por qué.


La apertura es mucho mayor que hace quince minutos. El destello. Así la ha bautizado la vieja bicicleta estática y se dedica a mirar con cuidado, sin reaccionar, sin tomar partido. Mientras, la luz ya está bañando el antiguo tocadiscos y la colección de cintas de cassette. De pronto el destello llega al viejo armario del abuelo, lo despierta y entra en cólera. Los trastos han de dormir y cumplir su función, estar disponibles para cuando se los necesite otra vez, dice, intentando que la luz no le llegue, pero es imposible. El cortador de verduras de la teletienda dice que no quiere esperar a que un día lo tiren a la basura, que quiere brillar con la caja, que ya es hora. Puede que se olviden de nosotros, pero nosotros estamos aquí, dice el album de fotos familiar.


Ante la discusión la caja sigue abriéndose y la luz llega al techo. De pronto se detiene y cesan las discusiones. ¿A qué espera? dice la caja de la ropa de los niños. Seguro que se abre de golpe, dice la báscula digital estropeada. Y la caja habló. Me atrevo a hablar, a decir que soy un trasto útil. No tengo nombre, no tengo motivo ni función aparente, pero tengo luz. Y mi luz os ha tocado. Yo no soy sin luz ni la luz sin mí, porque los dos somos uno, indivisible. Esta es la prueba de que todas las cosas tienen vida y luz, de que todos somos especiales, que cada pieza del sistema tiene su importancia, incluso si el sistema se olvida y se mete en un desván.


Especial dedicación a todas las personas que hace posible algo brille. Vosotros sois la luz, vuestro movimiento es una caja, y todos los que os rodean, podéis estar seguros, son trastos que, en lo más profundo de su ser, empiezan a recordar su utilidad. Pase lo que pase habéis sembrado algo grande, que será recogido tarde o temprano

8 comentarios:

  1. Algo está pasando. Y no son tiempos tan difíciles para los soñadores. Podemos soñar y lo que es mucho más importante, podemos Actuar. Si somos la generación Desencantada de los 90, tenemos un motor para cambiar las cosas, que es el desencanto.

    ResponderEliminar
  2. Entonces... qué será del blog?? :( boicotea la acampada!! si la gente empieza a tener esperanza nos dejarán los pocos seguidores que tenemos xD

    ResponderEliminar
  3. Hay que llegar más allá del simple sueño. Tendremos que trasladarlo a una realidad realmente tangible, para ello habrá que actuar. Quedarse en simples ilusiones no es un buen negocio.
    Nunca lo ha sido, y por conformarnos con el qué podría ser, el desencanto ha sacado esas ilusiones de la cabeza.
    Ha llegado la hora. Por fin.

    ResponderEliminar
  4. Si ya de por sí, la esencia del mensaje cautiva. Al leer el texto, cada pestañeo recrea imágenes al azar de un corto de animación pixariano, que pone los pelos de punta y duele en el alma.
    Lo dicho, guión alegórico pixariano demasiado duro para Disney.

    ResponderEliminar
  5. No le había visto la faceta pixar, pero es cierto! Gracias por comentar :D

    ResponderEliminar
  6. TROLO LOLO LOOOOOO TRO LO LOOOO

    ResponderEliminar