1.3.15

Prometo partir



Antes de partir,
dejadme parir,
con mis pobres gemidos humanos,
todas las preguntas.
Aunque las piernas se deshojen y, a ratos,
el barro se vaya tragando mis pies,
no me dejéis partir sin haberme preguntado
de qué sirven tantos trastos
 para tan arduo viaje,
si pesan tanto.
Cuando me vaya, me iré desnuda,
sin preguntas y andando,
habré imaginado toda oquedad,
todo hueco, orificio, surco, seno, vaciado,
la última interrogación será la primera:
¿cuándo me he separado?
Entonces, sin respuestas,
habrá comprendido mi mente despierta,
que desde niña se encuentra sedienta,
todas las vueltas que dan las palabras,
todos los trucos para escapar de la trampa.
Antes de partir,
dejadme parir,
con mis pobre gemidos humanos,
todas las preguntas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario